La inflación, ¿por qué se produce y cómo nos afecta?

Seguramente todos sepamos en qué consiste la inflación: es el incremento de los precios de los productos en un periodo de tiempo determinado (normalmente un año) y suele venir representada por el valor del IPC (índice de precios al consumo). Pero, ¿por qué los precios no paran de subir? ¿Cómo afecta esto a nuestra economía doméstica? ¿Qué podemos hacer para no salir demasiado perjudicados?


En primer lugar, vamos a ver cuáles son los factores que provocan la inflación. Aunque existen diferentes teorías económicas al respecto, las principales causas que producen el incremento continuado de los precios son las siguientes:



  • El aumento de la masa monetaria. Esta es la causa principal. Cuando la autoridad monetaria de un país (normalmente el banco central) emite más dinero, éste llega de una u otra forma a ciertos sectores de la población y suele producirse un aumento en la demanda de productos. Si la oferta de estos productos no se incrementa en la misma proporción, esto provocará un aumento de los precios. En definitiva, es el funcionamiento de la ley de la oferta y la demanda. 
  • El incremento de la demanda. Aunque los bancos centrales no inyecten más dinero en el sistema, puede que por otras razones se incremente la demanda de ciertos productos, provocando por tanto inflación por las mismas razones expuestas en el punto anterior.
  • El incremento de los costos de producción. Cuando se produce un encarecimiento de los costos de fabricación de los productos (aumento del precio de las materias primas, del petróleo, de la mano de obra, etc.) normalmente esto conlleva un aumento del precio final de los productos.
  • Las negociaciones salariales. Normalmente cada año se negocian aumentos de salario más o menos proporcionales a la inflación, para compensar el efecto de ésta. Esto supone un mayor costo de producción para las empresas, que a su vez se traduce en un aumento de los precios de sus productos, con lo que se produce más inflación (la pescadilla que se muerde la cola…).
Según algunos razonamientos económicos más profundos y más o menos discutibles, lo ideal para la economía de un país es que la inflación se mantenga siempre positiva y en valores pequeños (alrededor del 3 %), siendo éste uno de los principales objetivos de las políticas monetarias. Por tanto, nos guste o no, la inflación es algo con lo que tenemos que convivir. A la inflación negativa (bajada generalizada de los precios), se la denomina deflación.

Ahora bien, ¿cómo afecta la inflación a nuestro bolsillo? Pues no muy bien, la verdad, ya que supone una reducción continua de nuestro poder adquisitivo. Si nuestros ingresos no se ven incrementados, cada vez podremos adquirir menos bienes y servicios con nuestro dinero. Esto repercute lógicamente de forma negativa en nuestra capacidad de ahorro y en nuestra calidad de vida. Si solamente contamos con nuestro salario como fuente de ingresos, éste debería incrementarse cada año al menos en la misma proporción que el IPC o, de lo contrario, significaría un empeoramiento de nuestra capacidad económica. En este sentido, cuando oímos hablar de una congelación de sueldos, en la práctica debemos interpretarlo como una bajada de sueldos.
En segundo lugar, nuestros ahorros también se ven perjudicados ya que, si no los invertimos, irán perdiendo valor con el paso del tiempo. Incluso aunque los tengamos invertidos, tendremos que asegurarnos de que los beneficios que nos aportan sean superiores a la pérdida de valor por efecto de la inflación.

¿Significa todo esto que, como el dinero está perdiendo valor continuamente, no merece la pena ahorrar y es mejor gastárselo todo para disfrutarlo? Pues no, a no ser que nos seduzca la posibilidad de acabar viviendo debajo de un puente o pidiendo ayuda para sobrevivir. Lo que significa es que, para que nuestra situación no empeore, no nos queda más remedio que ocuparnos de que nuestros ingresos estén continuamente incrementándose para compensar el efecto de la inflación. Si dependemos únicamente de un salario o una pensión, a veces esto no está en nuestras manos, por lo que es aconsejable recurrir al ahorro y a la inversión. Para que ésta sea efectiva, es útil que conozcamos el interés real que nos va a proporcionar o que nos ocupemos de adquirir activos que pensemos que no van a perder valor, como algunos bienes inmobiliarios. Si somos más atrevidos, podemos incluso realizar alguna inversión con apalancamiento, aunque siempre con prudencia y sentido común.
 

23 comentarios:

  1. Gracias necesitaba esto para una tarea y lo entendí muy bien

    ResponderEliminar
  2. grcias lo necesite mucho muchisimo

    ResponderEliminar
  3. Gracias, es claro el mensaje. Mas aún cuando lo percibía de esa forma.

    ResponderEliminar
  4. Gracias necesitaba entender porque en Venezuela se desvalora la moneda mientras escribo esto.

    ResponderEliminar
  5. Muchas Gracias de 1000 páginas, esta es la más clara!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias muy buen comentario !!

    ResponderEliminar
  7. EXCELENTE. MAS CLARO IMPOSIBLE Y EN LENGUAJE CRIOLLO

    ResponderEliminar
  8. En Venezuela en o que va del primer trimestre del año 2013 ya tenemos una inflación registrada con un 7,9% cuando aquí nos dice que lo recomendable es de un 3%, como puede mejorarse esto en mi país porque así como hace referencia esta carta de información sobre "la pescadilla que se muerde la cola", en los últimos 10 años y mas no se ha dejado de subir el sueldo en Venezuela, esto con la intención principal de que no afecte tanto la calidad de vida de las personas. Pero mas allá de este aumento salarial como se podría salir de este circulo vicioso y peligroso. y que importancia ejerce el petroleo de nuestro país, su ingreso económico ya que en la HISTORIA de Venezuela ha sido imposible controlar la inflación.

    ResponderEliminar
  9. PADRE PERO MAS CORTO...

    ResponderEliminar
  10. gracias me fue de gran utilidad

    ResponderEliminar
  11. Muy claro. Ahora solo me quedé con las ganas de saber que pasa cuando todo esto se generaliza hasta el punto de la parálisis total económica y social.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por el aporte

    ResponderEliminar
  13. Para contra restar la inflación es producir mas y mejor, No devaluar. la moneda para financiar el gasto suntuoso del Gobierno de turno. el gasto debe ser eficiente y eficaz, para que no sea inflacionario. no el desastre del gobierno chavista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ningun desastre.el aumento salarial de todos estos años el aumento de la vivienda pagos y salarios de los funcionarios no son gastos son inversiones,el desastre economico no es del gobierno,si no de los empresarios q estan en la oposicion se tragan los dolares lo gastan en otras cosas y no en bienes y servicios

      Eliminar
    2. Que mongólico! sigue pensando que los culpables son los empresarios opositores. Guevón, quien lleva ya 16 años en el poder? no seas tan ignorante y ridículo. Este gobierno nefasto, putrefacto, corrupto al extremo prácticamente tiene a Venezuela en quiebra! No has notado que todo lo que agarra el gobierno lo vuelve MIER...??? No JODÁS MAMERTO!!!

      Eliminar
  14. " colaboremos con esto que es muy importante para todos nosotros, no generemos angustia en la poblacion , compremos lo que sea necerio para vivir, porque cuando compramos en exceso lo que hacemos es alimentar las ansias de la especulacion por parte de algunos sectores, escondiendo o acaparando los productos muchos de ellos de la dieta basica, como por ejemplo: leche, harina pan, margarina, cafe etc. y algunas veces hasta los productos de higiene personal" y esto genera por supuesto inflacion.
    los conceptos definidos anteriormente muy claros, todos debemos tenerlos en cuenta.

    ResponderEliminar
  15. ¡100% RECOMENDABLE! Me sirvió de mucho.

    ResponderEliminar
  16. ¡Muchísimas gracias! ¡Lo entendí!

    ResponderEliminar
  17. lo que no se es ¿dónde esta la pregunta de que produce la inflación?

    ResponderEliminar
  18. no entiendo y no es claro la informacion como se produce la inflación

    ResponderEliminar