¿Qué es un descubierto bancario y cuáles son sus consecuencias?


Muchas veces hemos oído la expresión “estar en número rojos” cuando alguien tiene su cuenta corriente con saldo negativo. Pues bien, esto técnicamente se llama descubierto bancario o descubierto en cuenta. Sus repercusiones para nuestro bolsillo son bastante negativas, por lo que no está de más conocerlas y saber cómo podemos evitar esta situación.

Hay que puntualizar que no todas las entidades bancarias aceptan descubiertos a todos sus clientes. Es decir, si tenemos una cuenta corriente sin saldo, es bastante probable que no podamos sacar dinero de los cajeros, emitir cheques y que éstos sean aceptados, etc. En este caso, si por ejemplo nos llega el recibo de la luz y éste lo tenemos domiciliado, lo normal es que el banco lo devuelva, sin contar con los problemas que ello nos pueda originar con nuestra compañía eléctrica.



En otros casos, si el banco considera que somos buenos clientes, puede permitirnos los descubiertos en cuenta para casos puntuales, normalmente fijando un importe máximo. Las condiciones de las situaciones de descubierto deben venir reflejadas en el contrato de nuestra cuenta corriente. Esto podemos considerarlo como un préstamo que nos concede el banco de forma automática cuando tenemos que atender un pago y no tenemos dinero suficiente en nuestra cuenta. Aunque puede sacarnos de algún apuro y podemos pensar que es una ventaja para nosotros, entrar en descubierto bancario es algo que se paga bastante caro. Cuando esto se produce, el banco nos puede cobrar hasta por tres conceptos diferentes:
  • Comisión de apertura de descubierto: Ya solo por entrar en situación de descubierto bancario nos cobrarán una comisión que suele oscilar entre un 1% y un 4,5% del importe del descubierto, aunque sólo estemos en esta situación durante un día.
  • Intereses: Durante el tiempo que estemos en descubierto, el banco nos cobrará unos intereses que suelen oscilar alrededor del 9 % anual. En cualquier caso, está determinado por ley que la suma de estos intereses más la comisión anteriormente citada no pueden superar el equivalente a 2,5 veces el interés legal del dinero. Para entendernos, esto suele representar alrededor de un 10 % TAE. Como podemos ver, la broma nos sale bastante cara.
  • Comisión de reclamación de posición deudora: Algunas entidades además cobran otra comisión por comunicar al cliente que se encuentra en descubierto bancario transcurrido un tiempo desde el inicio de éste. Aunque hay bancos que lo hacen, la legalidad sobre el cobro de esta comisión no está muy clara.
Como acabamos de ver, la situación de descubierto en cuenta es algo que debemos evitar a toda costa y, en caso de que se produzca, hay que intentar ingresar lo antes posible el dinero necesario para cancelarla ya que, de lo contrario, deberemos pagar una cantidad importante de dinero en concepto de intereses. Es algo parecido al aplazamiento de los pagos con la tarjeta de crédito. Nunca debemos pensar que recurrir a estas prácticas nos va a solucionar nuestra situación financiera, sino todo lo contrario.

Para evitar entrar en una situación de descubierto bancario es indispensable llevar un control de gastos e ingresos. Debemos prever qué gastos vamos a tener cada mes y aproximadamente en qué fechas, y saber en todo momento cual es el saldo de nuestra cuenta para no tener ningún despiste del que nos podamos arrepentir. También es importante tener una parte de nuestros ahorros invertidos en activos líquidos, como depósitos bancarios, letras del tesoro, etc., de forma que podamos transformarlo rápidamente en dinero para poder atender algún imprevisto que nos surja.

2 comentarios: